Published On: Sat, Dec 30th, 2017

¿Quiere que sus hijos sean inteligentes y que duerman toda la noche? Que coman más pescado

Un nuevo estudio que realizó la Escuela de Enfermería de la Universidad de Pennsylvania concluyó que los niños que comen pescado de forma regular tienen calificaciones casi cinco puntos más altas en un examen estándar de inteligencia con el que se mide la función cognitiva en los menores.

Los niños que prefieren pescado por encima de otros alimentos que por lo general gustan a los pequeños como, por ejemplo, deditos de pollo y papitas fritas, también duermen mejor y tienen menos interrupciones en el sueño.

El estudio que abarcó a 541 niños y niñas en China, entre los nueve y los 11 años, y se basó en un cuestionario sobre con qué frecuencia consumieron pescado durante el último mes, se publicó el 21 de diciembre en la revista Scientific Reports.

Los resultados concluyeron que los niños que comieron pescado una vez a la semana alcanzaron 4.8 puntos más en el Examen de Inteligencia Wechsler que los que comieron pescado de manera aislada o nunca lo incluyeron en sus dietas.

Incluso los niños que consumieron pescado solo de forma ocasional tuvieron mejores resultados verbales y no verbales, a la vez que lograron un promedio de calificaciones de 3.3 cinco puntos más que aquellos que no comieron pescado. El vínculo entre ácidos grasos de omega-3 que está presente en el pescado y una mejor función cerebral se ha encontrado en muchas investigaciones a lo largo de los años.

Sin embargo, Sheah Rarback, dietista de la Facultad de Medicina Miller, de la Universidad de Miami (UM), cuestiona las conclusiones de la investigación. Rarback dijo que el estudio sobre estos niños que mantienen notas diarias de lo que comen y se sometieron al examen de inteligencia no debería considerar causa y efecto entre comer pescado y ser más inteligente.

Los resultados del estudio, sin embargo, no sorprendieron a Rarback. “Esto no es nada sorprendente, ya que los ácidos grasos de omega-3 se concentran en el cerebro y desempeñan un papel en las funciones neurológicas. Yo diría que es un trabajo interesante, pero es una asociación, no causa y efecto”.

Otros pescados que tienen un alto contenido de ácidos grasos de omega-3 son el salmón y las sardinas. Dado que a la mayoría de los niños les gusta el atún, éste es un plato fácil de servir en emparedados, ensaladas o solo. Las hamburguesas de salmón también podrían ser una saludable opción que podría gustarle a los muchachos.

Por su parte, la profesora Jennifer Pinto-Martinone, directora ejecutiva de Iniciativas de Salud Pública del Centro Penn, le dijo a Penn News que la investigación “no hace sino confirmar que el consumo de pescado tiene beneficios positivos para la salud y debería prestársele más atención. Los niños deberían comer pescado desde una edad temprana”.

Además, el aumento del consumo de pescado se asoció con menos alteraciones a la hora de dormir, lo que según los investigadores indica una mejor calidad general del sueño.

“La falta de sueño se asocia con un comportamiento antisocial”, ha destacado Adrian Raine, autor de la investigación, que recuerda que otros estudios han apuntado que los suplementos de omega-3 reducen el comportamiento antisocial, por lo que “no es demasiado sorprendente que el pescado esté detrás de esto“.