Published On: Sat, Dec 16th, 2017

Un «challenge de hielo y sal»: la peligrosa y dolorosa nueva moda de Estados Unidos – Provoca daños permanentes a la salud

El objetivo de los participantes es demostrar su valentía en las redes sociales, provocándoles hasta quemaduras de tercer grado.

Aunque se acaba de poner de moda entre los adolescentes de Estados Unidos como una especie de juego inofensivo, lo cierto es que no lo es en absoluto. Lo escandaloso del asunto es que este nuevo «Challenge de hielo y sal» («Salt and ice challenge», según su expresión en inglés) cuenta ya con decenas de miles de referencias en las redes sociales, lo que ha puesto en alerta a padres, educadores y médicos del país.

Muchos jóvenes ya han acabado en urgencias, con quemaduras de gravedad, por participar en este peligroso y doloroso juego que se está extendiendo, también, a Gran Bretaña. Consiste en extender una buena cantidad de sal sobre la piel, ya sea en las manos, los brazos, las piernas o la espalda, y posar después sobre dicha superficie uno o varios cubitos de hielo.

El objetivo de la prueba, también conocida como «el desafío del tipo duro», es aguantar el mayor tiempo posible con el hielo y la sal juntas sobre tu cuerpo.

Los daños en la piel tienen una sencilla explicación científica: la mezcla de sal y hielo provoca una reacción química que hace disminuir su temperatura hasta, incluso, -21ºC. Eso hace la sensación de quemazón y dolor sea muy intensa. El que más tiempo aguante, gana, presumiendo después de su hazaña en YouTube y Facebook.

Muchas de la quemaduras han sido de tercer grado y a algunos adolescentes les ha dejado insensibilizada zonas de su piel y producido daños permanentes en los nervios de sus manos.

Un ejemplo es un niño de 12 años de Pittsburg, que el pasado fin de semana ingresó en urgencias del centro para quemados West Penn Burn Center de esta ciudad estadounidense, tras aguantas el «Challenge de hielo y sal» durante 20 minutos, provocándole quemaduras de segundo grado en la espalda.

La Sociedad Nacional de Prevención de la Crueldad hacia los Niños (NSPCC por sus siglas en inglés) ha advertido de los peligros de esta nueva moda y ha pedido a padres y profesores que extremen sus precauciones. La Policía también ha advertido de las represalias que se tomarán contra directores y jefes de estudio de los colegios, si este reto se produce en el recinto escolar.