Published On: Tue, Dec 12th, 2017

Los huesos de este pequeño pueden fracturarse con un estornudo

Con solo una pequeña probabilidad de supervivencia, este niño no solo superó los pronósticos del médico y empezó a experimentar una vida increíble, sino que también le mostró a todos que lo más importante de nuestro tiempo en la tierra es lo que hacemos con él.

Cuando Kaden Casebolt, que ahora tiene 5 años, todavía estaba en el útero, los médicos le aconsejaron a su madre, Valorie Salsman, que abortara.

Esto se debió a que se le diagnosticó una afección llamada osteogénesis imperfecta, un trastorno en el cual los huesos de una persona se pueden fracturar muy fácilmente. A veces, solo se necesita un fuerte estornudo para dañar los huesos.

Los doctores le dieron un 5% por ciento de posibilidades de respirar por primera vez. “Nos dijeron que no sobreviviría al nacimiento y que deberíamos planear un funeral, que nunca respiraría por sí mismo, que nunca lloraría y experimentaría mucho dolor por todas sus fracturas”, dijo Valorie.

Afortunadamente, Valorie decidió aferrarse a esa esperanza del 5 por ciento, y meses después, nació Kaden. Para sorpresa de los médicos, no solo sobrevivió más allá de su primer aliento, ¡sino que ha seguido creciendo desde entonces!

Kaden ha sufrido más de 40 fracturas de huesos y ha tenido que someterse a numerosas cirugías para solucionarlas. Con el tiempo, él y su familia han aprendido a identificar situaciones de riesgo y tomar las precauciones necesarias para evitarlo.

Pero lo que realmente ha mantenido vivo a Kaden durante todos estos años es su fuerza de voluntad insuperable. Y a pesar de ser solo un niño pequeño, su entusiasmo por la vida sigue sorprendiendo a sus padres y a quienes lo rodean.

“Kaden en sí mismo es un niño fuerte e inteligente y siempre mantiene una cara valiente. Él tiene una personalidad tan brillante. Y la única vez que exhibe algún tipo de dolor es cuando se rompe un hueso. Pero la idea de romperse los huesos nunca lo detiene”, dijo su padrastro, Benjamin Herzog.

Kaden es un increíble fan de los superhéroes, especialmente de Superman y Iron Man. De hecho, uno de sus pasatiempos favoritos es disfrazarse como Iron Man.

“Me gustan las partes de vuelo. Sí, porque me encanta volar”, dijo Kaden, según informó Live Action. “¡Y me gustan Batman, Bane, Linterna Verde y Super Mario!”

Ahora está en el jardín de niños y es muy popular entre lo pequeños. Y si podemos aprender algo del niño prodigio, Kaden Casebolt, es que uno debe tratar de vivir la vida al máximo, sin importar las circunstancias.