Published On: Sat, Dec 9th, 2017

LO QUE NO SABÍAS SOBRE LA ORINOTERAPIA -14 DATOS CURIOSOS

La orinoterapia es una práctica medicinal que, como su nombre lo indica, requiere que los pacientes beban orina para prevenir o tratar distintos tipos de afecciones y mantener un buen estado de salud.

Debido a su polémica premisa y a los pocos estudios que sustentan sus resultados, muy poco se sabe acerca de este procedimiento y es por eso que en este post te decimos 14 cosas que probablemente no sabías sobre la orinoterapia.

Se ha usado hace más de 2000 años

La orinoterapia, uroterapia o urinoterapia ha sido utilizada por varios culturas y se dice que se practica desde hace más de mil años.

Aunque existe concenso en que el origen de beber orina con fines medicinales viene del oriente del planeta, dos culturas se disputan su origen: puede provenir de la medicina la Ayurveda Hindú o la medicina Kampo de Japón.

Hace más de 5.000 años, se escribió un texto religioso Sánscrito llamado el Damar Tantra, el cual contiene 107 versos exaltando las virtudes médicas de la orina. Este antiguo texto indio sugiere, entre otros usos y recetas, masajear la propia piel con orina concentrada.

En Sierra Madre (México), los granjeros preparan cataplasma para huesos rotos haciendo que un niño orine en un tazón de polvo de maíz quemado. La mezcla es hecha pasta y se aplica sobre la piel.

¿En qué consiste?

La orinoterapia postula que durante un corto periodo de tiempo, el paciente beba una pequeña dosis de orina; lo que se recomienda es que se realice este proceso durante una semana y en ayunas.

Los defensores de la orinoterapia argumentan que al beber la orina, la persona está bebiéndose sus propias antitoxinas (en el caso en que sea la misma orina del paciente).

En este punto debemos decir que no existe un estudio que afirme o niegue las cualidades de la orina; por lo que expondremos por qué los pacientes hacen uso de esta práctica:

Para tratar distintos tipos de cáncer, para elevar antígenos con el propósito de que se optimice el sistema inmune y la ingestión de cerca de mil sustancias curativas.

¿Cuánta cantidad de orina se recomienda tomar?

Se recomienda una dosis de 60 mililitros en las personas más jóvenes y 120 mililitros en los individuos de edad más avanzada. Tal cantidad se toma una vez al día durante una semana aproximadamente.

¿Cuales son las ventajas de la orinoterapia?

Para algunos investigadores las ventajas de esta técnica natural son:

Seguridad, no implica riesgo alguno y su efectividad es rápida

  1. Es aplicable a todas las edades, desde recién nacidos, mujeres embarazadas hasta adultos mayores. Se utiliza en la cura de diversas enfermedades como reumatismocáncerdiabetes,entre otras.
  2. Es muy económica e inagotable
  3. Con ella se elimina el cansancio
  4. Se recupera la potencia y sensibilidad sexual
  5. Es excelente como cosmético humano ya que se rejuvenecen todos los órganos, y elimina arrugas, manchas y espinillas de la cara.

La única desventaja del tratamiento es el sabor y olor de la orina, debido a que en una persona enferma, éstos son desagradables y muy fuertes.

¿Existen personas que aplican orina en su cuerpo regularmente?

La aplicación de orina por medio de paños o de forma directa al cuerpo es realizada por algunas personas con motivos estéticos o como parte de un tratamiento dermatológico.

También se aplica para las picaduras fuertes en el cuerpo (como el de las medusas de mar). Probablemente, este último uso tú ya lo conocías, aunque esperamos que no por experiencia propia.

¿En qué casos no se debe beber nuestra propia orina?

Cuando se tiene una infección urinaria, no se debe realizar la práctica de la orinoterpia.

Debido a sus altos contenidos de sodio y amoniaco, las personas con hipertensión o ciertos tipos de cáncer no deben realizar este tratamiento. Por lo que si se tienen dudas, es mejor preguntar al especialista antes de comenzar el procedimiento.

¿Puede inyectarse la orina?

Ya conocimos que la orina puede aplicarse y hasta beberse; pero en NINGÚN caso debe inyectarse debido a que este procedimiento puede causar múltiples complicaciones, inclusive la muerte.

¿Se recomienda solo beber nuestra propia orina?

Los practicantes de la orinoterapia prefieren hacerlo con su propia orina, aunque en algunos casos (como en el de tener una infección urinaria, por ejemplo), puede beberse la orina de alguien más, en su preferencia de alguien de su núcleo familiar.

¿Cómo recomiendan beberla?

Ya que sería casi que imposible o incómodo beberla del envase original (risas), se recomienda servirla en un vaso y dejar enfriar, debido a que el sabor de esta sustancia al estar tibia puede ser aún más fuerte.

¿Para qué los médicos naturistas recomiendan la orinoterapia?

Además de prevenir distintos tipos de cáncer, quienes practican la orinoterapia afirman que este tratamiento resulta beneficioso para personas con artritis.

De igual forma, comentan que beber la orina contribuye a blanquear los dientes, contiene sustancias anti-inflamatorias y de acuerdo a quienes la defienden, ayuda a prevenir ataques de epilepsia, esquizofrenia y evita enfermedades como la esclerosis múltiple, el lupus, entre otras.

¿Y qué dicen los cienfíticos?

Debido a la ausencia de estudios serios sobre este tema, la comunidad científica y de la salud contemporánea se encuentra reacia en general hacia el apoyo de la orinoterapia; no obstante, existen profesionales en medicina alternativa que recomiendan esta práctica en sus pacientes dando como veredicto óptimos resultados.

Lo más importante si se toma la decisión de practicar el tratamiento de la orinoterapia es hacerlo con la asistencia de un profesional de confianza, que tenga reconocimiento y credenciales (que pueden verificarse de muchas formas).

Si no se está seguro de que el médico no está preparado o no tiene los títulos o acreditaciones que dice tener es mejor posponer la orinoterapia para cuando se encuentre a la persona adecuada. Además de ello, se debe tener en cuenta que los estudios que existen sobre la materia aún son insuficientes para determinar la efectividad del procedimiento, por lo que tenemos que asumir que es posible que no se vean los resultados que esperamos.