Published On: Sun, Dec 10th, 2017

BENEFICIOS DEL KALE – RECETA DE UNA ENSALADA SALUDABLE Y SUPER RÁPIDA

El kale es un alimento cuya popularidad ha surgido hace poco, debido quizá a sus potenciales ventajas y a sus formas de utilización.

Entre las propiedades del kale destaca además de su bajo valor calórico debido a que posee una elevada proporción de agua en su composición.

El kale posee calcio, hierro en altas proporciones, magnesio, potasio y zinc además de un alto contenido proteicode aproximadamente 10% con un inferior aporte de hidratos y alrededor de 3% de fibra.

Su contenido de vitaminas también fue estudiado, concluyendo que entre ellas se encuentra la vitamina C (más de 20 mg por cada 100 gramos), la vitamina E, A y K, siendo muy escaso su contenido en antinutrientes como los fitatos, oxalatos o taninos en comparación con otras hojas verdes.

Habiendo conocido las propiedades nutricionales del kale, claramente podemos suponer el origen de su fama de “superalimento” en la actualidad, pues resulta una buena alternativa para obtener proteínas, hierro y calcio.

Como si fuera poco, por su riqueza en fibra y en proteínas y su bajo aporte energético, el kale resulta un alimento muy aconsejable para saciar el organismo en dietas para perder peso, y también, puede ayudar a reducir factores de riesgo cardiovascular, sobre todo, porque se ha probado que su ingesta a modo de suplemento ayuda a elevar el colesterol bueno o HDL y reducir el colesterol malo o LDL, disminuyendo así el índice aterogénico y mejorando el perfil lipídico en el organismo.

Aquí una ensalada sencilla, súper rápida, repleta de nutrientes y con un alto valor nutricional. Esta ensalada es el hit del momento, al menos en mi casa . ¿Por qué? Pues porque está deliciosa, pero además es el complemento fresco, enzimático y alcalino perfecto para cualquiera que lleve una alimentación vegetal.

A nivel nutricional es muy interesante, pues tres de sus ingredientes son conocidos por su densidad nutricional.

¿Y cuales son?

Por un lado está la col kale, que es conocida por ser la hoja verde con mayor aporte de aminoácidos (de hecho tiene los nueve aminoácidos esenciales), además es rica en calcio, hierro y vitamina C, es rica en fibra, ayuda a eliminar toxinas, es baja en calorías y refuerza uñas y pelo entre otras muchas características que hacen que esta hoja verde esté considerada casi un superalimento.

La levadura nutricional es otro de los ingredientes estrella de esta ensalada, no sólo por el sabor, que es como tostado, salado y que recuerda al queso, si no también es muy rica en vitaminas del grupo B, además, a diferencia de la levadura de cerveza ésta no promueve en el crecimiento de cándida y tampoco tiene gluten, pues procede de la remolacha.

Las semillas de cáñamo son muy ricas en proteínas de fácil asimilación (es otra proteína completa vegetal) además de tener un equilibrio perfecto de omega 3, omega 6.

Si no tienes col kale, puedes hacer esta ensalada con cualquier otra hoja verde, ya verás que quedará deliciosa, a más levadura, más deliciosa. Eso si, si las hojas son blanditas (lechuga, espinaca, rúcula…) ten en cuenta que no necesitarás masajearla.

UNA ENSALADA SENCILLA Y NUTRITIVA DE KALE

Cantidad: dos personas
Tiempo: 15 min
Utensilios: —

Ingredientes:

Unas 10 hojas de kale (sin el tallo)
Unos tomates cherry o tomates secos en aceite de oliva
2 cucharadas de semillas de cáñamo peladas
2 cucharadas de aceite de oliva de calidad
el zumo de ½ limón
1/2 taza de levadura nutricional

Preparación:

1. Si utilizas tomates cherry, puedes partirlos en dos y macerarlos en un poco de aceite de oliva, sal y orégano o albahaca seca. Reserva

2. Trocea las hojas de kale en un tamaño que sean cómodas para comer y pon en un bol bien amplio, añade el aceite, la sal, el zumo y la levadura nutricional.

3. Ahora viene la parte divertida, todo lo que tienes que hacer es subirte las mangas y masajear con mucho cariño, ganas y entusiasmo tu bol de kale, de esta manera las fibras se rompen y ésta es mucho más fácil de digerir. Cuanto más masajees, más blanditas y más fáciles de digerir.

4. Para presentar en la mesa, mejor cambia de recipiente y sirve con los tomates macerados o los tomates secos cortados a tiras por encima. Añade dos cucharadas de semillas de cáñamo u otra semilla que tengas a mano.