Published On: Thu, Sep 14th, 2017

4 cosas que NO sabes de las consecuencias que sufren tus hijos cuando les GRITAS

El daño que les causas a tus hijos cuando les gritas e insultas va más lejos de lo que puede imaginar. No le destruyas la vida, recuerda que tú fuiste elegida para ser su ángel.

Muchas veces tomamos muy a la ligera el tipo de palabras que usamos al hablar con los demás. Usamos lenguaje vulgar e hiriente, sin pensar ni medir las consecuencias; también podemos ser víctimas del mal trato y abuso verbal minimizando sus consecuencias, sólo por que no tenemos ni idea de su impacto en nuestras vidas y en la de nuestros hijos.

Muchos niños que crecen con padres que abusan verbalmente de ellos o parejas abusadas verbalmente, han expresado su deseo de haber sido golpeados así sus heridas físicas pueden sanar, en lugar de haber sido humillados y victimizados verbalmente por años (sin alcanzar a sanar). Una palabra puede sacar de la depresión a alguien y salvarle la vida a otro; al mismo tiempo, las palabras pueden llevar a alguien a terminar con su vida.

Nadie debería tomar el abuso verbal a la ligera.

Los estudios psicológicos realizados al respecto, arrojan luz hacia un tema que minimizamos. La sociedad nunca quiere tomar responsabilidad por la conducta violenta de sus miembros, sin embargo, permite o ve como normal al abuso verbal que toma lugar en todo los niveles de la esfera social.

1. El daño cerebral que se produce cuando eres abusado físicamente es el mismo que se produce en el abuso verbal

De acuerdo con los estudios de bio-imagen realizados por Naomi L. Eisenberger, quedó demostrado que los mismos circuitos cerebrales quedan afectados e involucrados cuando una persona es víctima del abuso físico y verbal.

Aparte de estos estudios, Ethan Kross, realizó otro estudio colocando a los participantes en una máquina de resonancia magnética. Durante el proceso se les mostró fotos de sus ex parejas y se le pidió que pensaran en el abuso que habían sufrido y luego se le colocó una compresa caliente que les produjo malestar físico. En ambos casos, el cerebro mostró las mismas partes siendo afectadas.

2. La agresión verbal literalmente cambia la estructura de desarrollo del cerebro

Debido a nuestra habilidad de adaptarnos a diferentes problemas, peligros y situaciones de la vida, el cerebro de los niños trata de adaptarse al constante abuso verbal, haciendo cambios en su estructura y desarrollo. Estos cambios perjudicarán al niño por el resto de su vida.

Los estudios conducidos por Martin Teicher y sus colaboradores concluyeron que los niños que sufren este tipo de abusos, sufren daños en tres lugares diferentes del cerebro: “El calloso (responsable de la transferencia de la información motora, sensorial y cognitiva entre los dos hemisferios cerebrales), el hipocampo (parte del sistema límbico, que regula las emociones), y la corteza frontal (regula el pensamiento y la toma de decisiones)”.

3. Los efectos de la agresión verbal son mayores que la expresión de amor

Lamentablemente las expresiones de amor y el abuso verbal hacia los niños operan independientemente y en dos departamentos separados. Si los padres humillan, son fríos, o destruyen verbalmente a sus hijos; mostrando todo el amor del mundo luego, no borrarán el daño que causaron.

El abuso verbal es como estar sentado detrás de un escritorio todo el día y correr por una hora al final del día para contrarrestar. El haber corrido ayudará, pero no borrará ni minimizará la falta de actividad física durante las 8 horas sentados.

El estudio también habla de esos padres y madres que son afectivos, expresivos y atentos por un rato y repentinamente se convierten en ogros. Este ir y venir, daña enormemente a la criatura y la parte del abuso es la que más se fija. Estos niños desarrollan conductas dependientes y pánico al abandono cuando grandes.

4. El abuso verbal se internaliza

El abuso verbal recibido de los padres nunca se desaparece, por el contrario, forma parte de la existencia de sus víctimas. La depresión, ansiedad, pensamientos suicidas, auto destrucción y auto crítica son sólo algunas de las consecuencias que tus hijos experimentarán.

La Sociedad Académica de Pediatría buscó definir el abuso psicológico infantil hace 14 años atrás: “El abuso psicológico de los niños ocurre cuando una persona implica que el niño o niña no vale nada, está fallado, no es querido, está en peligro, o que sólo sirve para suplir las necesidades de otros”.

El abuso verbal es algo real, no te engañes justificando cómo humillas a alguien inofensivo que depende de ti.